Han sido días difíciles. Con mi esposa tenemos que mudarnos de casa en tiempo record. Con las pocas opciones de arriendo, el tiempo en contra, el estrés, la incertidumbre y las puertas que se cierran en la cara no hemos tenido otra opción que soltar y entregar el mando.

Confiar como último recurso

La gente dice "la esperanza es lo ultimo que se pierde". Pero, esperanza en que? Muchas veces es en el mismo objetivo o en nosotros mismos.

Cuando creemos que no quedan opciones, tenemos siempre dos caminos. El primero es tirar la toalla y el segundo confiar en alguien más.

Como cristiano, mi confianza descansa en Dios. Y estos días ha estado abriendo oportunidades donde no las habían, o haciendo posible las alternativas más improbables.

Sin embargo, así como he experimentado la esperanza en un paso, en otro ha llegado la incertidumbre. Como un ciclo. Y creo que Dios me esta tratando de decir que renuncie a querer resolver y controlar todo.

Entonces puedo sacar en limpio dos cosas:

  1. Dios sigue siendo teniendo el control en la tormenta
  2. Yo sigo perdiendo la fe y la esperanza cada vez que no veo un final favorable

Es en la incertidumbre, cuando nada depende de ti, donde Dios abre un camino claro para quienes confían en El. Entonces nuestra confianza descansa totalmente en El.

Miro hacia atrás y digo, de qué me estaba preocupando tanto? Dios nunca nos ha fallado. El está en control.